Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 13 nº 2 - Abr/Jun - 2016

Artículo Original Imprimir 

Páginas 16 a 23


Prevalencia de hábitos de vida en escolares de un Municipio del Sur de Brasil

Prevalence of lifestyle habits among schoolchildren in a town in Southern Brazil

Prevalência de hábitos de vida em escolares de um Município do Sul do Brasil

Autores: Chirle de Oliveira Raphaelli1; Alessandra Doumid Borges Pretto2; Gisele Ferreira Dutra3

1. Doctoranda en Ciencia y Tecnología de Alimentos por la Universidad Federal de Pelotas (UFPEL). Maestría en Educación Física por la UFPEL. Pelotas, RS, Brasil
2. Doctora en Salud y Comportamiento por la Universidad Católica de Pelotas. (UCPEL). Pelotas, RS, Brasil. Maestría en Nutrición y Alimentos por la Universidad Federal de Pelotas. (UFPEL). Pelotas, RS, Brasil
3. Doctora en Salud y Comportamiento por la Universidad Católica de Pelotas (UCPEL). Pelotas, RS, Brasil. Maestría en Ciencias de la Salud por la Universidad Federal de Rio Grande (FURG). Rio Grande, RS, Brasil

Gisele Ferreira Dutra
Rua Andrade Neves, 1109, ap. 402, Centro
Pelotas, RS, Brasil. CEP: 96020-080
gisele_fd@yahoo.com.br

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, estado nutricional, ejercicio.
Keywords: Adolescent, nutritional status, exercise.
Descritores: Adolescente, estado nutricional, exercício.

Resumen:
OBJETIVO: Describir la prevalencia de hábitos de vida, cuanto al consumo alimenticio, práctica de actividad física semanal, exceso de peso, consumo de bebidas alcohólicas y uso de cigarros entre adolescentes de la zona rural de Barão do Triunfo/RS.
MÉTODOS: Participaron 377 escolares entre 10 y 18 años, de 5ª a 8ª serie. Los desenlaces analizados fueron los hábitos no saludables: inactividad física semanal en el esparcimiento y en el desplazamiento, consumo alimenticio, conforme adhesión a los diez pasos para una alimentación saludable, exceso de peso, evaluado por medio del índice de masa corporal, uso de cigarros y consumo de bebidas alcohólicas auto-relatados en los últimos 30 días.
RESULTADOS: La prevalencia de relato de uso de cigarro y consumo de bebidas alcohólicas en los últimos 30 días entre los jóvenes fue de 6,7% y 27%, respectivamente; 45% de los adolescentes fueron clasificados como inactivos físicamente y 24,8%, presentaron exceso de peso. La frecuencia de adhesión a los pasos para una alimentación saludable fue baja para todos los pasos, excepto lo referente al consumo semanal de arroz y porotos (paso 4), el cual obtuvo 82,3% de adhesión por los adolescentes.
CONCLUSIÓN: Adolescentes presentaron alta prevalencia de hábitos de vida no saludables. Se incentiva la adopción de estilo de vida saludable por jóvenes de zona rural, a partir del planeamiento de estrategias que auxilien en la adhesión y en el compromiso del individuo, visando a la mejora en la calidad de vida y a la reducción de problemas futuros en esa población.

Abstract:
OBJECTIVE: To determine the prevalence of lifestyle habits - food intake, weekly physical activities, excess weight, alcohol consumption and cigarette smoking among adolescents in the rural area of Barão do Triunfo, Rio Grande do Sul State.
METHODS: The participants were 377 schoolchildren between 10 and 18 years old, enrolled in the 5th to 8th grades. The outcomes rated as unhealthy lifestyle habits were: lack of weekly physical activities for recreation and point-to-point trips in their daily lives, food consumption measured by compliance with the ten steps to a healthy diet, excess weight assessed by Body Mass Index, cigarette smoking and consumption of alcoholic beverages, all self-reported for the previous month.
RESULTS: The prevalence of reported smoking and drinking during the past thirty days among these youngsters reached 6.7% (tobacco) and 27% (alcohol), respectively; 45% were ranked as physically inactive and 24.8% were overweight. Compliance with the steps to healthy eating was weak across the board, except Step 4 - weekly consumption of rice and beans - which reached 82.3% for these youngsters.
CONCLUSION: These adolescents presented a high level of unhealthy lifestyle habits. Rural youngsters are encouraged to adopt healthy lifestyles, through planning strategies that boost individual compliance and engagement, thus enhancing the quality of life and lessening future problems for this segment of the population.

Resumo:
OBJETIVO: Descrever a prevalência de hábitos de vida, quanto ao consumo alimentar, prática de atividade física semanal, excesso de peso, consumo de bebidas alcoólicas e uso de cigarros entre adolescentes da zona rural de Barão do Triunfo/RS.
MÉTODOS: Participaram 377 escolares entre 10 e 18 anos, de 5ª a 8ª séries. Os desfechos analisados foram os hábitos não saudáveis: inatividade física semanal no lazer e no deslocamento, consumo alimentar, conforme adesão aos dez passos para uma alimentação saudável, excesso de peso, avaliado por meio do índice de massa corporal, uso de cigarros e consumo de bebidas alcoólicas auto-relatados nos últimos 30 dias.
RESULTADOS: A prevalência de relato de uso de cigarro e consumo de bebidas alcoólicas nos últimos 30 dias entre os jovens foi de 6,7% e 27%, respectivamente; 45% dos adolescentes foram classificados como inativos fisicamente e 24,8%, apresentaram excesso de peso. A frequência de adesão aos passos para uma alimentação saudável foi baixa para todos os passos, exceto o referente ao consumo semanal de arroz e feijão (passo 4), o qual obteve 82,3% de adesão pelos adolescentes.
CONCLUSÃO: Adolescentes apresentaram alta prevalência de hábitos de vida não saudáveis. Incentiva-se a adoção de estilo de vida saudável por jovens de zona rural, a partir do planejamento de estratégias que auxiliem na adesão e no engajamento do indivíduo, visando à melhoria na qualidade de vida e à redução de problemas futuros nessa população.

INTRODUCCIÓN

Actualmente se ha resaltado la importancia de la adquisición y manutención de hábitos saludables dirigidos a la mejora de la calidad de vida y de la salud, por medio del estímulo a la práctica regular de actividad física, alimentación adecuada y saludable, horas diarias de sueño suficientes, restricción al consumo de bebidas alcohólicas, evitar o tabaquismo, tener momentos de esparcimiento, control emocional y del estrés1. El compromiso de la calidad de vida puede predisponer al surgimiento y desarrollo de disfunciones crónico-degenerativas1. Estudios sugieren que los estándares de ingestión dietética durante la infancia y adolescencia pueden predecir la ocurrencia de obesidad y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta, así como determinar el riesgo de algunos tipos de cáncer relacionados a la dieta1-2.

La adolescencia es un período de intensas transformaciones que son influenciadas por los hábitos familiares, amistades, valores y reglas sociales y culturales, condiciones socio-económicas, así como por experiencias y conocimientos del indivíduo3. Hábitos adquiridos en ese período repercuten sobre el comportamiento en muchos aspectos de la vida futura, como la alimentación, autoimagen, salud individual, valores, preferencias y desarrollo psicosocial3. Hábitos inadecuados en la infancia y en la adolescencia pueden ser factores de riesgo para enfermedades crónicas en la fase adulta3.

Estudios recientes han identificado, en este grupo etario, hábitos de vida poco saludables, como el bajo consumo de frutas y vegetales, alto consumo de dulces y grasas, alta prevalencia de exceso de peso y baja frecuencia de actividad física3-4. Frente a eso, evidencias han preocupado especialmente los liderazgos gubernamentales, considerando que las situaciones actuales de riesgo pueden acarrear problemas sociales y económicos futuros, por cuenta de las agresiones actuales al mejor estado de salud de niños y adolescentes, sabiendo que la instalación y el desarrollo de comportamientos de riesgo predisponentes a las enfermedades crónico-degenerativas pueden ocurrir en ese período de la vida5.

Considerándose que la posibilidad de las percepciones y del dominio del conocimiento son factores potencialmente influyentes en los hábitos de vida de los individuos, surge la necesidad de identificar cuánto, y cómo, esos atributos pueden relacionarse con el estilo de vida asumido por los jóvenes. Siendo así, el objetivo del estudio fue describir la prevalencia de hábitos de vida respecto al consumo alimenticio, práctica de actividad física semanal, exceso de peso corporal, consumo de bebidas alcohólicas y uso de cigarros entre adolescentes de Barão do Triunfo, RS.


MÉTODOS

Estudio transversal de base escolar realizado en la zona rural de Barão do Triunfo, RS. El municipio, de la región carbonífera del Estado, posee un territorio de 436,4km2 y 7.018 habitantes, siendo que 53% de la población es del sexo masculino y 90% es morador de zona rural.

La muestra incluyó todos los adolescentes matriculados entre la 5ª y la 8ª serie en las tres escuelas de la red municipal de educación y sus padres (biológicos o no). Las escuelas fueron seleccionadas para colecta de datos debido a la presencia de enseñanza fundamental completa (de la 5ª a la 8ª serie), siendo que todas están localizadas en la zona rural del municipio. Fueron excluidos del estudio individuos con incapacidad mental de responder al cuestionario.

La colecta de datos fue realizada entre marzo y septiembre de 2010, y ocurrió en la sala de clases. Para la colecta, fue construido un cuestionario, el cual fue previamente testeado en estudio piloto, con la finalidad de adecuar los instrumentos de colecta de datos. Los instrumentos, auto-aplicables, fueron entregados a los escolares en sala de clases, sin la presencia de los profesores, en una sala previamente organizada. Los cuestionarios fueron respondidos individualmente, luego de dadas las debidas instrucciones y revisados posteriormente por la coordinadora del estudio. El tiempo de aplicación fue de 40 minutos (30-60min). En seguida, en una sala preparada para tal, fueron realizadas las medidas antropométricas. La fase de aplicación del cuestionario fue realizada por una nutricionista y las medidas por 3 profesores de educación física, previamente entrenados. El control de calidad fue realizado en 10% de las medidas antropométricas con los adolescentes para corrección de errores y conferencia de datos recolectados y así garantizar la validad interna del estudio.

Medidas de masa corporal fueron realizadas en balanza digital, marca PLENNA (capacidad de 150Kg y precisión de 100g) y medidas de estatura en estadiómetro, tipo portátil de la marca SANNY (medida hasta 210cm y precisión de 1mm), previamente calibrado. Para realización de las medidas los adolescentes deberían estar con ropas leves, sin calzados y en posición ortostática6. Cada medida fue comparada doblemente para posterior realización del promedio y obtención de un resultado preciso. También fueron obtenidas informaciones de los comportamientos de riesgo a la salud (inactividad física, hábitos alimenticios inadecuados, uso de cigarros y consumo de bebidas alcohólicas, sobrepeso/obesidad) de los adolescentes. Además de eso, fueron obtenidas variables socio-económicas de los padres y demográficas y antropométricas de los adolescentes. Las variables independientes analizadas fueron sexo y edad de los adolescentes.

El nivel de actividad física fue evaluado con el instrumento de Bastos y colaboradores, el cual investiga las actividades realizadas en los últimos siete días anteriores a la aplicación del cuestionario excluyendo las actividades realizadas durante las clases de educación física escolar7. Fueron recolectadas informaciones de frecuencia y duración de la actividad realizada. Luego fueron considerados como inactivos los jóvenes que no acumulaban por lo menos 300 minutos de actividades físicas por semana. Un score semanal de actividad física fue elaborado, multiplicando la frecuencia semanal (días) por la duración promedio (minutos) de las actividades físicas moderadas y vigorosas, siendo que el tiempo semanal gastado en actividades de intensidad vigorosa fue multiplicado por dos, conforme sugerido en publicaciones anteriores.

Informaciones sobre hábito alimenticio fueron obtenidas a partir de un cuestionario elaborado en base a los "10 pasos para una alimentación saludable" del Guía Alimenticio del Ministerio de la Salud8 para la población brasileña. Las preguntas de ese instrumento permitieron verificar la frecuencia de consumo de los alimentos en el período de un año anterior a la entrevista. Para cada paso se utilizó una variable dicotómica (adhesión al paso sí/no). El paso 1 sugiere el fraccionamiento de la dieta en por lo menos 5 comidas al día (3 principales y 2 meriendas); el paso 2 sugiere el consumo diario de 6 o más porciones de cereales; el paso 3, la ingestión diaria de por lo menos 3 porciones de legumbres y verduras y de 3 porciones o más de frutas; el paso 4, consumo diario de porotos con arroz; el paso 5, consumo de 3 o más porciones de leche y derivados y 1 o más porciones de carnes, aves, pescados o huevos; el paso 6, el consumo máximo de 1 porción por día de aceites, oleos, mantequillas o margarinas; el paso 7, el consumo de bebidas, jugos industrializados, tortas, biscochos dulces y rellenos y otras golosinas limitados a dos veces en la semana; el paso 8, la disminución del consumo de alimentos embutidos e industrializados salados (hamburguesas, salchichas, longanizas, etc.) limitados a dos veces en la semana, y el paso 9 a ingestión de por lo menos 6 vasos de agua al día.

El paso 10 no fue catalogado en ese estudio, pues, él se refiere al hábito de actividad física, tabaquismo, ingestión de bebidas alcohólicas y estado nutricional, los cuales fueron analizados de forma más detallada en el estudio.

Para la evaluación de los hábitos no saludables (uso de cigarros y consumo de bebidas alcohólicas), fueron utilizadas las preguntas propuestas por el Centro Brasileiro de informaciones sobre Drogas Psicotrópicas9. El consumo de alcohol fue considerado positivo cuando los consultados indicaban tener consumo de cualquier cantidad de bebidas alcohólicas en el último mes y el uso de cigarros fue considerado cuando los consultados indicaban hacer uso de cualquier cantidad de nicotina en los últimos 30 días.

El exceso de peso (sobrepeso y obesidad), definido como un hábito no saludable, fue clasificado a partir del índice de masa corporal (IMC). El IMC de los jóvenes fue clasificado en porcentaje, según edad y sexo10.

El programa Epi-info 6.0 (Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta, USA) fue utilizado para doble digitación de los datos. En este programa fue posible utilizar el ítem Validate y corregir los errores entre los bancos. El análisis de los datos fue realizado en el STATA 11.0, y utilizados los recursos de la estadística descriptiva: promedio, desvío estándar (DP), frecuencia relativa e intervalo de confianza 95%, con nivel de significancia de 5%.

El estudio fue aprobado por el Comité de Ética en Pesquisa con seres humanos de la Escuela Superior de Educación Física de la Universidad Federal de Pelotas bajo el protocolo 068/2009. Los participantes de la pesquisa (padres o responsables de los adolescentes) firmaron el Término de Consentimiento Libre y Esclarecido (TCLE). En todas las fases de la pesquisa se garantizó el anonimato, la libertad de recusa y la posibilidad de retirada del consentimiento.


RESULTADOS

De los 412 escolares elegibles, 377 participaron del estudio, totalizando 8,5% de pérdidas y recusas. Entre los escolares consultados a la pesquisa, 27,7% estaban matriculados en la 5ª serie, 28% en la 6ª, 26,4% en la 7ª y 17,9% en la 8ª. La edad promedio de los adolescentes era de 12,9 (DP±1,8) variando de 10 a 18 años. Se verificó que 18,93% de los escolares estaban arriba de 14 años, de éstos, 23,62% eran niños y 13,64% niñas.

La tabla 1 presenta las variables demográficas, socioeconómicas y de comportamientos de los adolescentes. La muestra fue predominantemente composta por chicos (53,1%). El uso de cigarro en los últimos 30 días fue relatado por 6,7% de los adolescentes y el consumo de bebidas alcohólicas en el último mes fue de 27% de los escolares. Con relación al estado nutricional, 24,8% de los adolescentes presentaron exceso de peso. La inactividad física fue relatada por 45% de los jóvenes. La frecuencia de adhesión para una alimentación saludable fue baja para todos los pasos, excepto lo referente al consumo semanal de arroz y porotos combinados (paso 4), el cual alcanzó 82,3% de adhesión por los adolescentes. Los hábitos alimenticios inadecuados son mostrados por la baja adhesión de los adolescentes a los pasos 1 (31,4%), 2 (31,5%) y 9 (31,8%) y una adhesión extremamente baja a los pasos 3,5,6,7 y 8.




DISCUSIÓN

Una preocupación relevante entre los hábitos de vida de los adolescentes abarca: alimentación inadecuada, inactividad física, uso de cigarros, consumo de bebida alcohólica, alta prevalencia de exceso de peso, de entre otros. Datos recientes indican alta tasa de comportamientos no saludables, incluyendo la alimentación, por ejemplo, más del 80% consumen poca cantidad de fibras, y aproximadamente 35% consumen gran cantidad de grasa en su alimentación11. Estudios epidemiológicos indican que el menor consumo de frutas y vegetales, además del mayor consumo de meriendas altamente calóricas, están asociadas a comportamientos sedentarios, tales como asistir televisión11,12.

En este estudio se observó una alta ocurrencia de hábitos de alimentación no saludables, incluyendo el bajo consumo diario de frutas y vegetales. Dietas no saludables son una preocupación importante en adolescentes, y ese dato está en conformidad con los hallazgos de la presente pesquisa11,13. Otro hallazgo importante fue la baja frecuencia de actividades físicas, lo que también está de acuerdo con estudios previos, indicando la necesidad de estrategias de salud pública eficaces que tengan a la vista la promoción de actividad física y hábitos alimenticios saludables en esa población específica13.

Los hallazgos de ese estudio apuntan a la asociación entre la baja frecuencia de actividad física y la alimentación inadecuada, como un posible motivo para comportamientos sedentarios. Estudios previos demuestran que adolescentes adaptados a actividades deportivas regulares presentan mayor ocurrencia de otros comportamientos saludables, como menores niveles de tabaquismo e ingestión adecuada de fibras, indicando que los comportamientos saludables tienden a estar asociados13,14. En ese caso específico, una posible explicación se basa en el hecho de que la práctica de deportes requiere la inclusión de una serie de hábitos positivos en el estilo de vida del adolescente, y esas actitudes incluyen el consumo de alimentos de mejor calidad14. Además de eso, la práctica de deportes en la adolescencia aumenta la probabilidad del individuo ser caracterizado como físicamente activo en la vida adulta; consecuentemente, esa relación entre comportamientos saludables puede mantenerse por toda la vida. Por lo tanto, la promoción de deportes en la adolescencia puede ser una forma eficaz de promover la salud pública14.

El uso de cigarros relatado por los adolescentes fue de 6,7%. Se estimaba que la prevalencia de exposición a este hábito no saludable fuera más alta, pues el municipio tiene economía básicamente agrícola, proveniente del cultivo y la producción agrícola de cigarro. Tal vez por las crecientes campañas antitabaco realizadas en las escuelas este índice no haya sido tan alarmante. La dependencia de nicotina es considerada un problema de salud pública, pues 90% de los casos de cáncer de pulmón y 25 % de los casos de enfermedades isquémicas del corazón ocurridas en la población mundial son atribuibles al tabaco que, además de eso, es la principal causa prevenible de morbimortalidad en países desarrollados15.

La prevalencia de experimentación de cigarros en la adolescencia se ha mostrado relativamente alta en muchos países, inclusive en Brasil15-16. Este hecho es preocupante, pues cerca del 30% de los individuos que experimentaron tabaco se tornarán dependientes15.

Estudios previos abordando el tabaco entre escolares adolescentes apuntan prevalencias de experimentación del cigarro entre 23 y 41%15-16. Estudios de base poblacional pueden mostrar prevalencias un poco mayores. Según Horta y colaboradores, 43% de los adolescentes de 15 a 19 años de la zona urbana de Pelotas, RS relataron uso de cigarro al menos una vez en la vida. Y, según los autores, el control del tabaquismo puede ser más benéfico a la salud y a la expectativa de vida que cualquier otra acción preventiva aislada14.

El consumo de bebidas alcohólicas en el último mes fue indicado por 27% de los escolares. Estos datos se mostraron semejantes a los encontrados en estudios anteriores14-17. En este estudio la población estudiada residía en un municipio de pequeño porte y los entretenimientos ofrecidos en este lugar fueron traídos por descendentes de origen italiano (vino) y alemán (cerveza), estando arraigados a la cultura regional27. Con eso, es común el consumo de bebidas alcohólicas en fiestas populares, encuentros de clubes y asociaciones y en la propia residencia18.

La no adecuación de los hábitos alimenticios, demostrada por la baja adhesión a los pasos de la alimentación saludable, evidenció otro hábito no saludable. Comparando con la literatura, la adhesión al paso 1, referente al número de comidas diarias fue superior al observado en investigación anterior 19. La baja adhesión a los pasos 2 y 3 está de acuerdo con estudios previos17-19, hecho preocupante en virtud del consumo frutas, hortalizas, cereales y alimentos integrales auxiliar en la prevención de enfermedades y agravantes no transmisibles. El paso 4 fue el que tuvo mayor frecuencia de adhesión. El plato que más caracteriza a nuestro hábito alimenticio diario son los porotos con arroz y este satisfaz las necesidades básicas del organismo con relación a calorías y proteínas17. La adhesión al paso 6 es baja, lo que demuestra que muchos adolescentes tienen un consumo de aceites y grasas arriba de lo indicado17. Estudios muestran alto consumo de bebidas dulces, golosinas y alimentos industrializados entre adolescentes17-18.

La adhesión a los pasos para una alimentación saludable se mostró, en general, baja. Se presume que la compra de alimentos saludables, como frutas y verduras, por la población estudiada sea inferior, sea por la dificultad de acceso a los supermercados centrales, o incluso por la monocultura utilizada por los agricultores locales, los cuales no poseen el hábito de producir estos alimentos. Otra justificativa para los inadecuados hábitos alimenticios de la población puede ser dada por la diversidad cultural de la alimentación, proveniente de varias etnias18. En la alimentación de descendientes italianos, es común percibir la existencia de comidas abundantes, con exceso de consumo de cereales (masas y polentas) y grasas (quesos) y la alimentación de descendientes alemanes, polacos y portugueses presenta mayor consumo de cereales (papas, centeno), de alimentos embutidos, ahumado y salado, además de la carne suína18-20.

Cabe destacar la adhesión de la gestión municipal al Programa de Salud en la Escuela (PSE), que aconteció luego de la realización de esta pesquisa con los adolescentes. Esa intervención en la escuela tiene por objetivo la integración y articulación permanente de las áreas de educación y salud, proporcionando mejora de la calidad de vida de los escolares con acciones de promoción, prevención y atención a la salud, con foco especial en la promoción de estilos de vida saludables (actividades físicas de esparcimiento y desplazamiento y mejora del consumo alimenticio).


CONCLUSIÓN

Frente a los hallazgos encontrados, se ratifica la importancia del estímulo a la adopción de un estilo de vida saludable por niños y jóvenes, contribuyendo a la promoción y consolidación de hábitos benéficos, así como corroborando para la manutención de salud, tanto en la infancia como en la edad adulta. Además de eso, es imperativo resaltar la importancia de programas de educación en salud que precisan ser aplicados en escuelas de las regiones rurales de todo el país.


REFERENCIAS

1. Guedes DP, Grondim LMV. Percepção de hábitos saudáveis por adolescentes: associação com indicadores alimentares, prática de atividade física e controle de peso corporal. Rev Bras Cienc Esporte. 2002;24(1):23-45.

2. Mikkilä V, Räsänen L, Raitakari OT, Pietinen P, Viikari J. Longitudinal changes in diet from childhood into adulthood with respect to risk of cardiovascular diseases: the cardiovascular risk in young finns study. Eur J Clin Nutr. 2004;58(7):1038-45.

3. Levy RB, Castro IRR, Cardoso LO, Tavares LF, Sardinha LMV, Gomes FS, et al. Consumo e comportamento alimentar entre adolescentes brasileiros: Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar (PeNSE). 2009. Cien Saude Colet. 2009;15(Supl. 2):3085-97.

4. Nunes MMA, Figueiroa JN, Alves JGB. Excesso de peso, atividade física e hábitos alimentares entre adolescentes de diferentes classes econômicas em Campina Grande (PB). Rev Assoc Med Bras. 2007;53(2):130-4.

5. Ness AR, Maynard M, Frankel S, Smith GD, Frobisher C, Leary SD, et al. Diet in childhood and adult cardiovascular and all cause mortality: the boyd orr cohort. Heart. 2005;91(7):894-8.

6. Lohman TG, Roche AF, Martorell R. Anthropometric standardisation reference manual. Champaign, IL: Human Kinetics Books; 1988.

7. Bastos JP, Araújo CLP, Hallal PC. Prevalence of insufficient physical activity and associated factors in Brazilian adolescents. J Phys Activity Health. 2008;5(6):777-94.

8. Brasil. Ministério da Saúde. Coordenação Geral da Política de Alimentação e Nutrição. Alimentação saudável para todos: siga os 10 passos. Brasília: Ministério da Saúde; 2006.

9. Carlini EA, Galduroz JCF, Noto AR, Nappo SA. I Levantamento domiciliar sobre drogas psicotrópicas no Brasil. Estudo envolvendo as 107 maiores cidades do país-2001. São Paulo: CEBRID. Centro Brasileiro de Informações sobre Drogas Psicotrópicas.Universidade Federal de São Paulo; 2002.

10. Must A, Dallal GE, Dietz WH. Reference data for obesity: 85th and 95th percentiles of body mass index (wt/ht2) and triceps skinfold thickness. Am J Clin Nutr. 1991;53(4):839-46.

11. Neutzling MB, Araújo CL, Vieira Mde F, Hallal PC, Menezes AM. Frequency of highfat and lowfiber diets among adolescents. Rev Saude Publica. 2007;41(3):336-42.

12. Coon KA, Goldberg J, Rogers BL, Tucker KL. Relationships between use of television during meals and children's food consumption patterns. Pediatrics. 2001;107(1): E7.

13. Hallal PC, Bertoldi AD, Gonçalves H, Victora CG. Prevalence of sedentary lifestyle and associated factors in adolescents 10 to 12 years of age. Cad Saude Publica. 2006;22(6):1277-87.

14. Horta LR, Horta BL, Pinheiro RT, Morales B, Strey MN. Tabaco, álcool e outras drogas entre adolescentes em Pelotas, Rio Grande do Sul, Brasil: uma perspectiva de gênero. Cad Saude Publica. 2007;3(4):775-83.

15. Vieira PC, Aerts DRGC, Freddo SL, Bittencourt A, Monteiro L. Uso de álcool, tabaco e outras drogas por adolescentes escolares em município do sul do Brasil. Cad Saude Publica. 2008;24(11):2487-98.

16. Strauch ES, Pinheiro RT, Silva RA, Horta BL. Uso de álcool por adolescentes: estudo de base populacional. Rev Saude Publica. 2009;43(4):647-55.

17. Silva ARV, Damasceno MMC, Marinho NBP, Almeida LS, Araújo MFM, Almeida PC, et al. Hábitos alimentares de adolescentes de escolas públicas de Fortaleza, CE, Brasil. Rev Bras Enferm. 2009;62(1):18-24.

18. Neutzling MB, Araújo CL, Vieira MFA, Hallal PC, Menezes AMB, Victora CG. Intake of fat and fiberrich foods according to socioeconomic status: the 11year followup of the 1993 Pelotas (Brazil) birth cohort study. Cad Saude Publica. 2010;26(10):1904-11.

19. Rasmussen M, Krølner R, Klepp KI, Lytle L, Brug J, Bere E, et al. Determinants of fruit and vegetable consumption among children and adolescents: a review of the literature. Part I: quantitative studies. Int J Behav Nutr Phys Act. 2006;3:22.

20. Barão do Triunfo (RS). Prefeitura Municipal de Barão do Triunfo. Plano Municipal de Educação de Barão do Triunfo. Barão do Triunfo: Secretaria Municipal de Educação e Cultura; 2009.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com